La capital de Chile se ha convertido en un caos, cortes de calles, barricadas y enfrentamientos entre la policía y manifestantes.

Santiago de Chile parece una ciudad de posguerra, así denominó el portal informativo El Clarín en una nota redactada en su sitio el día de hoy 20 de octubre de 2019.

Enlaces Patrocinados

Según El Clarín Fuego, humo y sirenas. Santiago de Chile parece una ciudad de posguerra. El centro de la ciudad y sus barrios vecinos están sitiados en cada esquina. Hay cortes de calles con barricadas que levantaron los grupos de jóvenes que motorizan la protesta contra la clase política y empresarial de Chile, a los que hacen responsable de la suba de precios y sus miserables ingresos.

La situación es caótica, las protestas se han masificado cargadas de mucha violencia de Santiago de Chile, la capital, a lo que se suman las principales ciudades chilenas: Valparaíso (donde también rige el toque de queda), Coquimbo, Concepción y Temuco, entre otras. Los que se quejan de la injusticia social hacen ruido con cacerolas, o pegan golpes con martillos y palos sobre el suelo y en las columnas de alumbrado público.

Enlaces Patrocinados

 

Los manifestantes con sus rostros cubiertos para no ser identificados, amedrentan a los que se acercan caminando o en vehículo. Pero el enemigo principal son las fuerzas de seguridad. Hay enfrentamientos con carabineros y militares, quienes responden con gases lacrimógenos y balas de goma.

La economía se ha visto afectada con una ola de saqueos. Que van desde alimentos a grandes televisores, los vándalos arrasan con todo.

Este sábado cuando se anunció por el gobierno de Chile a las 7:30 de la noche que a las 10:00 pm arrancaba la prohibición de transitar libremente, fue una verdadera odisea llegar a destino. Nadie sabía cómo salir del laberinto de escombros, fuego y humo en el que se transformó la zona central de Santiago. Había micros y autos quemados y vidrieras rotas en comercios saqueados.

 

Ya son más de 350 los detenidos, pero los jóvenes se resisten a dejar las calles. Muchas familias y turistas, como también los enviados de Clarín, quedaron rehenes de las protestas y actos vandálicos. Fueron necesarias más de dos horas de vueltas en auto para salir a la autopista, sorteando los cortes de calles, barricadas y piquetes informó.

Enlaces Patrocinados
Enlaces Patrocinados
Enlaces Patrocinados

Por Editorial

A %d blogueros les gusta esto: