Fernando es defraudado por el gobierno que tanto ama

«El Coppelia de la capital avileña subió el precio de la bola de helado a 6.00 pesos (seis pesos), pero nadie es capaz de imaginar a cómo la vende a Gastronomía su productor» – Fernando Sánchez Rodríguez

Fernando Sánchez es un periodista del pueblito de Ceballos en Ciego de Ávila, es un comunista empedernido, de esos que ve el trabajo que hace pasar el régimen al pueblo y dice: “La culpa no es del gobierno”, defendiendo lo indefendible una y otra vez.

Enlaces Patrocinados

Cuando escuches hablar de alguien indeseable, ese es Fernando, sin embargo, ese gobierno que tanto quiere, es el que muchas veces le hace pasar por malas jugadas, y de vez en cuando chilla, pero recuerden “la culpa no es del gobierno”.

Hasta el momento, no se tiene mucha información de porque estos engendros reaccionan con tanta sumisión ante sus amos, no se puede definir si es por miedo, por adoctrinamiento o por algún embrujo de Tusa Cutusa.

Enlaces Patrocinados

Ya anteriormente Fernando se ha quejado, cuando el gobierno les empujó a los cubanos el picadillo de pescado a 80 pesos, un precio superior al precio del pollo importado que se vende en Cuba a la población.

En aquella ocasión en uno de sus momentos de lucidez, Fernando decía que “el pollo hay que criarlo, con alimentos, medicinas y cuidados. Luego, procesarlo, congelarlo, empaquetarlo, llevarlo a un puerto y hacer un largo viaje en barco”.

“Finalmente, tomarlo una empresa distribuidora y ponerlo en las tiendas”, una deducción muy válida, aun saliendo de la mente de Fernando.

Enlaces Patrocinados

Mientras, para el picadillo sólo se requiere pescar cualquier pez en nuestros mares y presas, de cualquier tamaño, incluso el pequeño que no tiene talla comercial”.

“Luego, extraerle la carne, molerla y meterla en una bolsita de nailon transparente”, excelente deducción que le dejo el cerebro seco a este acolito comunista.

La nueva queja de Fernando, los helados de Coppelia

En esta ocasión Fernando tuvo otro de esos momentos de claridad y a través de su perfil de Facebook hizo una denuncia contra los durofríos, perdón, helados de Coppelia en Ciego de Ávila.

Enlaces Patrocinados

El artículo al cual tituló “SI PADECE DEL CORAZÓN, MEJOR NO SIGA LEYENDO” publicado por Fernando, muestra como las empresas estatales del gobierno comunista de Cuba estafan al pueblo con precios excesivamente altos.

 

 

En esta ocasión la denuncia fue contra la empresa Coppelia, que les ha subido los precios a los helados, que dicho sea de paso y en honor a la verdad, son más un durofrío que un helado, sin embargo, aun así les subieron el precio.

“El Coppelia de la capital avileña subió el precio de la bola de helado a 6.00 pesos (seis pesos), pero nadie es capaz de imaginar a cómo la vende a Gastronomía su productor, el Combinado Lácteo local, aun con el incremento reciente del costo de los insumos”, escribió el periodista.

Pero como buen periodista, Fernando se dio a la tarea de investigar, ¿Por qué el helado había subido su precio y a que precio lo compra Coppelia para luego revenderlo?

“Pues la dirección de la propia entidad productora me comunicó que el precio de venta de la bola de helado es…!! ¡¡DOS PESOS CON 19 CENTAVOS !!”, exclamó el periodista fiel a su gobierno de ladrones.

¿Pero qué cosa es esto, señores? ¿Que alguien me aclare si la misión de Gastronomía es alimentar al pueblo o esquilmarlo? Con «amigos» así para qué queremos enemigos, pregunto asombrado Fernando, como quien “descubre el agua fría”.

Enlaces Patrocinados

“Que me expliquen si ese exorbitante margen de ganancia comercial está acorde con los tiempos que vivimos”, dijo indignado Fernando, pero sin atreverse a mencionar al gobierno cubano.

¿Es que no llegó fuerte y claro el llamado del país a que productores y comercializadores de alimentos bajen los precios, incluso renunciado a parte de las ganancias?

Y no se trata de cualquier cosa, compañeros. Estamos hablando de helado, una golosina altamente apreciada por los niños, que son nuestro mayor tesoro. Esos mismos que no tienen acceso a «chucherías» mucho más allá de las que se ofrecen en MLC.

Enlaces Patrocinados

Sin embargo, al periodista Fernando Sanchez se le olvido, que recién acaba de pasar el día de los Reyes Magos, donde su gobierno no da acceso a comprar juguetes, a menos que sea en las tiendas por MLC una moneda que la mayoría de la población no tiene acceso.

El periodista mostro su enojo y escribió: “Me resisto a pensar que a Gastronomía sólo le preocupe recaudar dinero, y punto. Pero si el problema es la existencia de normas, reglamentos y leyes viejas, pues entonces a despabilarse y cambiarlas, que el tiempo apremia”.

Enlaces Patrocinados

“Sea lo que sea, si me pidieran resumir el tema en pocas palabras, diría: ABUSO INCONCEBIBLE E INACEPTABLE, sobre todo en tiempos en los que tenemos que quitarle disgustos al pueblo en lugar de añadirlos”, concluyó el abrumado periodista.

Es importante resaltar, que a pesar de que Fernando tiene toda la razón en su queja, el problema del helado es el menor de los problemas de los cubanos, que no es un problema de pandemia, ni de crisis mundial, es un problema que viene desde hace 63 años.

Te puede interesar leer: Mientras el pueblo cubano no tiene que comer, Granma se preocupa por desabastecimientos en supermercados en USA

Este tipo de personajes en Cuba, se destacan por denunciar un problema menor, el helado es solo uno de los tantos problemas y humillaciones por las que pasa a diario el cubano.

Las tiendas en MLC, impuestas por el régimen y de la cual este tipo de acolito nunca se queja, porque de hecho Fernando tiene familiares en Estados Unidos que le ayudan económicamente, porque con su salario les seria imposible comprar en una tienda de MLC.

El problema en Cuba no es de forma, sino de fondo y de debe a un régimen que ha demostrado la incapacidad y la incompetencia de llevar a un país a la bonanza económica y la prosperidad.

Un gobierno que vive de la mendicidad, de lo que otros países le puedan don ar, sin producir y generar sus propios productos para el consumo nacional y cabe aclarar, no es que Cuba no produzca, sino que lo que se produce en Cuba se exporta.

Sin embargo, el dinero de esas exportaciones no se refleja en la calidad de vida de los trabajadores, el din ero no se ve en la infraestructura social, en las calles y carreteras las cuales están maltrechas y llenas de huecos.

Cuba posee una autopista que en 63 años el gobierno comunista no ha podido culminar, cuando en otros países se construyen autopistas enteras en dos y tres años.

Fernando debería comenzar a quejarse de cosas realmente con peso, como el segregacionismo en el que se encuentran los cubanos en este momento, donde un trabajador asalariado no puede acceder a productos exclusivos de aquellos que ellos mismos catalogaron como gusanos.

Los problemas en Cuba no son el helado, los problemas en Cuba solo tienen un nombre, “La Dictadura Castro-Comunista” y la única solución es la eliminación de esa dictadura.

 


Si tienes algo que reportar escríbenos a: info@conocercuba.net

o también por Telegram: +507 61684551

Síguenos en nuestro grupo de Telegram, Clic Aquí


Nota: Por favor comparte esta información a través de tus redes sociales y lleguemos a más personas, rompamos el cerco de censura de los medios tradicionalistas.

Enlaces Patrocinados
Enlaces Patrocinados

Por Editorial

A %d blogueros les gusta esto: