Las escuelas en el campo eran centros de adoctrinamiento del gobierno comunista de Cuba

“Las escuelas en el campo siempre fueron centros de adoctrinamientos, donde el gobierno formaba el hombre nuevo, para dar continuidad a la macabra intención comunista”

Las escuelas en el campo son una parte inseparable de aquellos que nacimos después de 1959 en Cuba, los que vinimos al mundo en esos años y estuvimos involucrados en trabajos agrícolas siendo apenas unos niños o en la adolescencia.

Enlaces Patrocinados

Afirmar que estos trabajos en las escuelas en el campo son una forma análoga de “Esclavitud Infantil”, de tráfico de niños puede retumbar fuerte en sus oídos y es un tema para ser analizado.

Las escuelas en el campo, fueron establecidas a partir de la década de los 70 del siglo pasado, cumplían con esa idea de alternar el estudio con el trabajo agrícola y así contribuir a formar el “Hombre Nuevo”.

Enlaces Patrocinados

Percatarme de la intención de este tipo de escuelas, para mí fue fácil, al quedar a la luz mediante un viejo mural del Instituto Preuniversitario «Mario Martínez Arara» en Holguín que decía «Educación dentro de la Percepción del Marxismo-Leninismo».

Tras el fracaso de la zafra de los 10 millones, Fidel Castro tuvo la iniciativa de crear y extender por todo el país, más de 500 escuelas fueron construidas con áreas de deportes, cultura, laboratorios de Biología, Química, con instrumentos científicos, equipos e instrumentos musicales comprados en Inglaterra y Austria que costaría billones de dólares.

20 años después en el IV Congreso del Partido Comunista de Cuba, fue de conocimiento el consumo de casi 10 millones de toneladas de cemento, cuantiosos gastos de combustible no sólo en su construcción sino en el ensamble de más de 2000 ómnibus Girón para transportar a los estudiantes a sus hogares y viceversa.

Enlaces Patrocinados

Enormes gastos en Alimentos y Avituallamiento que fue económicamente insostenible y el dolor de cabeza de los familiares buscando acopiar alimentos de refuerzo para sus hijos.

Estas Escuelas en el Campo: ESBEC o IPUEC, existieron por casi 20 años y sucumbieron con la llegada de Mijaíl Gorbachov, la Perestroika y posterior desintegración de la URSS.

Han pasado 51 años después de su creación, tiempo suficiente para reflexionar que estas Escuelas en el Campo, llamadas “Escuelas del Hombre Nuevo”, llevaban intrínsicamente el objetivo del adoctrinamiento, matutinos y vespertinos todos con contenido político.

Enlaces Patrocinados

Emulación por destacamentos, municipios, asambleas de colectivo de críticas y autocríticas, asambleas de méritos y deméritos, algo alucinante dónde tus compañeros te delataban por lo más insignificante, te humillan en público o te hacían comprometer a mejorar.

Por supuesto, que ibas a mejorar si eras un niño o un adolescente.

Muchos adolescentes tuvieron que renunciar a sus vocaciones para dar el paso que necesitaba la revolución de nuevos profesores y así se conformó el Destacamento Pedagógico «Manuel Ascunce Doménech».

Parte de esta historia Alucinante fue el fenómeno “Peter Pan” cubano, a esa edad fuimos retirados del confort y de la protección familiar para pasar a ser los hijos adoptivos del Estado, permaneciendo becados y lejos de casa desde el lunes hasta el viernes.

Te puede interesar leer: CON 955 PRESOS POLÍTICOS CIERRA CUBA EL 2021 SEGÚN CIFRAS DE PRISONERS DEFENDERS

La supuesta inversión en nosotros, sobre todo la Educación no fue “GRATIS”, la pagábamos con jornadas diarias de sol y frío trabajando en el campo causando daños físicos por el cansancio, cortes y heridas por trabajar con herramientas para adultos como mochas, machetes y guatacas.

Instrumentos que a esas edades no son apropiados para ser usados, daños psicológicos por estar fuera del amparo y protección de la familia.

Enlaces Patrocinados

Fuimos mano de obra barata durante casi 20 años, niños y adolescentes trabajadores agrícolas sustituyendo el trabajo del campesino asalariado.

Para los partidarios de este tipo de escuelas en el campo, lo positivo radicaba en formar el carácter, socializar, compañerismo, aprender a bailar casino y ese primer beso y ese debut sexual en un surco o debajo de un naranjo.

Para otros, cicatrices en sus manos, en sus piernas, pérdida del pudor, ese pasaje gris de la falta de higiene, condiciones paupérrimas de carretas, de caminos, de falta de privacidad, de promiscuidad etc.

Enlaces Patrocinados

Pocos escaparon de estás Secundarias Básicas en el Campo o Preuniversitarios, porque existía también la modalidad de las escuelas urbanas que debían ir a los Campamentos por 45 días y los de La FEU abonar sus días de vacaciones e ir a trabajar en el campo y tener un buen aval para aspirar a una Carrera Universitaria.

En la actualidad, de esas escuelas en el campo solo quedan en muchos casos, unos esqueletos de hormigón anacrónicos en medio de la nada, otros llevan más de 25 años como albergues y otros que se comprometieron a arreglarlas el Estado les resolvió ese mal cubano de la falta de viviendas.

Enlaces Patrocinados

Mis cicatrices en manos son el recuerdo de una etapa al campo, fueron 20 años de niños trabajando en la agricultura como cualquier adulto, años de “Adoctrinamiento Comunista”, años robados de nuestra infancia y lejos de casa.

Fue alucinante el costo económico de su construcción y mantenimiento, pero el objetivo era ese, que al ser adultos tener que agradecer una Educación que “NUNCA FUE GRATIS”.

El adoctrinamiento en esas escuelas en el campo es responsable de muchos de los males que hoy aquejan a los cubanos.

El espíritu de siempre compararse o emular con lo que posee el vecino o el amigo, esos que te delatan por querer cumplir con tu derecho de marchar, esos que tienen miedo de salir a reclamar por la Libertad de los presos del 11/7.

Esos centros de adoctrinamientos son los responsables de esos que observan como la vida se les va, sin hacer nada al respecto, como espectadores, dejando a las nuevas generaciones un país donde la historia se repite una y otra vez.

Enlaces Patrocinados
Enlaces Patrocinados
A %d blogueros les gusta esto: