El actor y activista cubano Daniel Triana, denuncia las torturas psicologicas de la que fue objeto durante un interrogatorio con la policia castrista

“Gracias por los mensajes de empatía, pero prefiero que los comentarios de esta publicación los inundemos de testimonios, fotos, artículos y carteles sobre nuestros presos políticos”, escribió Daniel Triana

Daniel Triana, un joven actor y activista cubano, denuncio a través de su cuenta de Facebook como fue ofendido y amenazado por las fuerzas represivas del régimen en un interrogatorio que tuvo lugar en la unidad de la Policía Nacional Revolucionaria de Zapata y C, en el Vedado, La Habana.

Enlaces Patrocinados

Triana explicó que se le reabrieron su causa por manifestarse frente al Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT) el 11 de julio de 2021.

A través del medio informativo Radio y Televisión Martí, Triana mencionó como fue amenazado de cárcel, de acoso a su familia, de perder su trabajo nuevamente y una propuesta para que saliera del país.

Enlaces Patrocinados

 

 

Daniel Triana quien fue uno de los principales activistas del Movimiento 27N y la plataforma Archipiélago quienes impulsaron la fallida Marcha Cívica por el Cambio en Cuba, escribió a través de su cuenta de Facebook como fue el interrogatorio con la policía nacional cubana.

 

 

Publicación integra del post de Daniel Triana sobre lo sucedido en su interrogatorio

Llego en la mañana a la estación de Zapata y C, me hacen esperar como 10 minutos y me recibe un oficial uniformado. Me empieza a hacer preguntas de mis anteriores arrestos. En la base de datos aparecía como causa de las detenciones CR (Contrarrevolución).

Yo le dije que eso era muy antiguo y muy cheo. Me empieza a hacer otras preguntas y le pido que se identifique. Me dice que lo llamara subteniente Prendes (se negó a darme su nombre completo).

Enlaces Patrocinados

Desde el inicio le pregunto que por qué si la citación decía Rey Russó me estaba atendiendo él. Me responde que ellos lo podían hacer.

Empieza a llenar un expediente para darme seguimiento por la PNR. Ahora soy oficialmente PIP-P (persona de interés policial – priorizado). Está llenando una planilla cuya carátula dice «Dignidad 11J». Pienso que eso es tan deshonesto…

La verdadera dignidad del once-jota la tienen los miles de cubanos que salieron a protestar y los que ahora pagan con una injusta cárcel.

Enlaces Patrocinados

De pronto entran en la sala el tristemente célebre agente Yordan y el agente Adrián.

Le exigí al subteniente el motivo de aquella presencia en la sala. Le dije que, si la CI tenía algo que hablar conmigo que me citaran ellos, que es una violación que me cite una persona y que esa persona no solo nunca aparezca sino que llenen las sala de otras fuerzas del orden.

Apareció finalmente el señor Russó y le dije exactamente lo mismo. Él y Prendes arguyeron que ellos podían invitar incluso a los CDR y a otras personas a la entrevista. Le dije que eso era una citación oficial, no una fiesta.

Yordan se alteró y empezó a amenazarme y a manotearme, a hablarme groseramente. Le dije en varias ocasiones que eso era una agresión y que él no me podía hablar en ese tono. Los oficiales tuvieron que hacer silencio porque sabían que tenía razón.

Luego de llenar el expediente que no firmé me dejaron a solas con los dos agentes de la Seguridad del Estado.

Ahí empezó Yordan hacer su gran acting.

Enlaces Patrocinados

Ya el 17 de enero en San Miguel del Padrón me había torturado psicológicamente. Digo tortura psicológica con toda responsabilidad.

En aquella ocasión me profirió las más grandes ofensas, humillaciones y vejaciones morales, invadiendo mi espacio personal y riéndose en mi oído (literalmente).

Amenazándome a menos de 20 cm de distancia, pegándose muy cerca de mí como un acosador cuando caminábamos por los pasillos, gritando y dando golpes en la pared cuando yo estaba tranquilo para quebrarme de los nervios, actuando con el mayor sadismo. Riendo y disfrutando cada momento.

Enlaces Patrocinados

Esta vez le dije delante de todo el mundo que yo con él nunca iba a dialogar porque no había diálogo con psicópatas, con abusadores, con torturadores.

Le dije que era una vergüenza que recibiera un salario y se diera lujos materiales a costa de reprimir durante años a disidentes.

Enlaces Patrocinados

Él alardeó de su historial represivo. Según él incluye a Martha Beatriz Roque, Eliécer Ávila, José Daniel Ferrer, Antonio Rodiles, entre muchos otros… y ahora yo.

Yo le dije que yo no merecía entrar en esa lista porque esas personas disintieron en un tiempo donde era mucho más duro y que eran verdaderamente fuertes y valientes. Yo los admiro y los respeto mucho por eso.

Yordan procedió nuevamente a burlarse de mí apariencia física (body-shaming sádico como método de represión política), reírse como un Joker y decirme que mi cuerpecito flaquito no aguantaba nada, que él me cogía y me partía a la mitad como un lápiz (pantomima incluida), que se iba a meter con mi familia, que iba a venir a mi casa, que me se me iba aparecer en todos lados.

Me dijo que yo era un anormal.

En un momento determinado yo me referí a mí misma con un pronombre femenino y él lo empezó a usar para decirme «loca».

Le advertí que él no tenía derecho a usar ese pronombre conmigo. En mí y mis amigues es afirmación y euforia de género, pero en su boca es homofobia y transfobia ya que lo usa solamente para decirme ofensas.

Me dijo que él podía hacer lo que le diera la gana y lo continuó usando de forma despectiva.

Cuando se fue, después decirme todas esas ofensas, amenazas, gritos y calumnias se despidió de mí con sarcasmo y yo le dije: «Adiós mi amor».

Se acomplejó y me cogió muy fuerte por el hombro y me dijo que no me equivocara. Yo me levanté y empecé a gritar que no podía hacer eso, que él no podía tocarme.

Me cogió nuevamente por el hombro y me sentó de un empujón, me empezó a manotear, amenazar, a gritar y empecé a gritar, para que toda la unidad me escuchara, que él no tenía derecho de hacer eso, que él era un violento, un abusador, que no me podía tocar ni agredir físicamente.

Estuvimos varios minutos en ese careo. No voy a permitir que nadie me toque y nunca más voy a aguantar que me torture psicológicamente con total impunidad.

Luego me quedé a solas con el agente Adrián, un muchacho muy joven que había visto antes en la estación de San Miguel y que va a ser ahora mi agente asignado. Tanto Adrián como el oficial Russó me hablaron de irme del país. Les dije que no tenía ningún plan de hacerlo.

Le hablé a Adrián de la impermanencia de todos los sistemas. Le dije que la URSS era casi un continente y cayó, que a esto no le quedaba demasiado tiempo y que la justicia e iba a llegar más temprano que tarde.

Que los jueces que están firmando la sentencia contra esos muchachos del 11, los oficiales de la Seguridad del Estado que reprimen, acosan, torturan y golpean, y los dirigentes del país y los perpetradores de la injusticia iban a pagar ante tribunales, sin venganza, pero con firmeza.

Le pregunté varias veces a Yordan qué iba a hacer luego la transición democrática, si se iba a refugiar en Nicaragua o en Venezuela (donde creo que ya ha cumplido misión como represor).

Le dije mirándolo a los ojos que por personas como él este país se estaba quedando vacío. Que él estaba dejando este país vacío de juventud y lleno de tristeza.

Todo esto no es nada comparado con lo que están viviendo Pedro Albert Sánchez, Jonathan Torres Farrat, Brusnelvis Cabrera, Luis Mario Niedas, Luis Robles, El Gato de Cuba, Yeilis Torres, Lázaro Yuri Valle Roca, Sissi Abascal, Lázara Karenia González, Daniel Joel Cárdenas, Félix y Saily Navarro, José Daniel Ferrer, Aymara Nieto, Maikel Puig, Maykel Osorbo, Yoan de la Cruz, Luis Manuel Otero Alcántara, la familia Beirut, Nadir y Jorge, Ángel Jesús Veliz Marcano, Dixan Gaínza, Rowland Castillo y los cientos de vidas que están ahora mismo en la prisión.

Sus familias también están siendo acosadas, amenazadas y perseguidas.

“Gracias por los mensajes de empatía, pero prefiero que los comentarios de esta publicación los inundemos de testimonios, fotos, artículos y carteles sobre nuestros presos políticos”, de esta forma Daniel Triana concluyó su post.

No todos los cubanos que son llamados a interrogatorios de este tipo tienen la valentía que ha tenido Triana al denunciar lo que sucede dentro de las instalaciones de la policía. Por lo que mucho de estos abusos quedan sin conocerse.

El caso de Daniel Triana, no es donde único la dictadura comunista ha mostrado su verdadera naturaleza a través de las torturas físicas o psicológicas, detenidos como Yoan de la Cruz, el joven que le piden 8 años de privación de libertad por tan solo filmar las manifestaciones el 11J.

Yoan de la Cruz, fue llevado a juicio con un uniforme rosado por su preferencia sexual, mientras a todos los demás detenidos los vistieron de gris, además de las humillaciones que ha recibido dentro de la prisión, de acuerdo con testigos y familiares.

 


Si tienes algo que reportar escríbenos a: info@conocercuba.net

o también por Telegram: +507 61684551

Síguenos en nuestro grupo de Telegram, Clic Aquí


Nota: Por favor comparte esta información a través de tus redes sociales y lleguemos a más personas, rompamos el cerco de censura de los medios tradicionalistas.

Enlaces Patrocinados
Enlaces Patrocinados

Por Editorial

A %d blogueros les gusta esto: