Antony Blinken, Secretario de Estado de los EEUU se reune con presidente de Ucrania

Antony Blinken prometió que harían «esfuerzos diplomáticos implacables para prevenir nuevas agresiones y promover el diálogo y la paz»

Antony Blinken, secretario de Estado de Estados Unidos, dijo el miércoles que Rusia podría lanzar un nuevo ataque contra Ucrania en muy poco tiempo, sin embargo, Washington buscará la diplomacia todo el tiempo que pueda.

Enlaces Patrocinados

En una visita a Kiev para mostrar su apoyo a Ucrania, Bliken dijo que los ucranianos deberían prepararse para los días difíciles.

Además, señaló que Washington seguiría brindando asistencia de defensa a Kiev y renovó la promesa de sanciones severas contra Rusia en caso de una nueva invasión.

Enlaces Patrocinados

Por su parte, el Kremlin aseguró que la tensión en torno a Ucrania estaba aumentando y que todavía estaba esperando una respuesta por escrito de Estados Unidos a sus amplias demandas de garantías de seguridad de Occidente.

Las declaraciones pesimistas de ambos bandos reafirmaron el abismo entre Washington y Moscú mientras Blinken se prepara para una reunión con el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov.

El viernes pasado, un analista de política exterior de Rusia calificó como «probablemente la última parada antes del choque de trenes».

Enlaces Patrocinados

El Secretario de Estado Antony Blinken prometió que harían «esfuerzos diplomáticos implacables para prevenir nuevas agresiones y promover el diálogo y la paz».

Según explicó el diplomático, una acumulación rusa de decenas de miles de tropas cerca de la frontera con Ucrania se estaba llevando a cabo «sin provocación, sin razón».

“Sabemos que existen planes para aumentar esa fuerza aún más con muy poco tiempo de aviso, y eso le da al presidente (Vladimir) Putin la capacidad, también con muy poco tiempo de aviso, de tomar más medidas agresivas contra Ucrania”, señaló Blinken.

Enlaces Patrocinados

Sin embargo, no explicó qué tan rápido podría moverse Rusia. Los analistas de seguridad independientes dicen que no creen que Moscú haya reunido hasta ahora las unidades logísticas y médicas que necesitaría para lanzar un ataque inmediato.

Por otra parte, Rusia también ha trasladado tropas a Bielorrusia para lo que llama ejercicios militares conjuntos, lo que le da la opción de atacar a la vecina Ucrania desde el norte, el este y el sur.

A pesar de estos movimientos, el Kremlin sigue negando tal intención.

Por su parte, el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, dijo que las entregas de armas occidentales a Ucrania, las maniobras militares y los vuelos de aviones de la OTAN eran los culpables del aumento de la tensión en Ucrania.

El ministro de Relaciones Exteriores de Ucrania, Dmytro Kuleba, acusó a Rusia de intentar sembrar el pánico en Ucrania.

Explicó que la diplomacia ofrecía la única salida y que era un «principio indestructible» que no se podían tomar decisiones sobre Ucrania sin su participación.

Enlaces Patrocinados

«El principio básico es simple: una Ucrania fuerte es el mejor instrumento para contener a Rusia», aseguró.

Te puede interesar: Los juicios a menores en Cuba catalogados por EEUU como una vergüenza

«Creo que, a menos que Estados Unidos se rinda y entregue Ucrania a Rusia, ahora es casi inevitable algún tipo de opción militar».

Estados Unidos ha dicho que Rusia está amenazando a su vecino postsoviético y podría estar preparado para una nueva invasión, ocho años después de que se apoderó de Crimea y respaldó a las fuerzas separatistas que tomaron el control de gran parte del este de Ucrania.

Enlaces Patrocinados

Por la otra parte, Rusia señala que se siente amenazada por los crecientes lazos de Kiev con Occidente.

Quiere imponer «líneas rojas» para evitar que Ucrania se una a la OTAN y lograr que la alianza retire tropas y armas de Europa del Este. Pero Washington ha dicho que estas demandas son «no arrancadores».

Enlaces Patrocinados

Vladimir Frolov, un exdiplomático ruso que ahora es analista de política exterior, dijo que Moscú no se apaciguaría con una oferta de conversaciones de control de armas de Estados Unidos y la OTAN y que buscaba una reorganización mucho más radical del orden de seguridad europeo.

«El encuentro Lavrov-Blinken es probablemente la última parada antes del choque de trenes. Pero las esperanzas son débiles, las posiciones son incompatibles», señaló Frolov.

Cuando describió el despliegue militar de Rusia en Bielorrusia como una «gran escalada», Frolov dio una evaluación nefasta de la crisis.

«Creo que, a menos que Estados Unidos se rinda y entregue Ucrania a Rusia, ahora es casi inevitable algún tipo de opción militar».

Por su parte, Blinken ha dicho que no presentaría una respuesta por escrito a Lavrov en Ginebra este viernes, algo que Rusia ha exigido repetidamente.

Además, explicó que ambas partes necesitaban hacer un balance de una serie de reuniones diplomáticas sobre la crisis la semana pasada.

El presidente ucraniano, Volodymyr Zelenskiy, le dijo a Blinken en Kiev: «Me gustaría agradecerle personalmente, al presidente Biden y a la administración de EE. UU. por el apoyo militar a Ucrania, por aumentar esta asistencia».

La administración del presidente Joe Biden aprobó el mes pasado la provisión de $ 200 millones adicionales en asistencia de seguridad defensiva a Ucrania y brindó más ayuda de este tipo el año pasado que en cualquier otro momento desde la anexión de Crimea por parte de Rusia en 2014.

Este lunes, Gran Bretaña aseguró haber comenzado a suministrar a Ucrania armas antitanque para ayudarla a defenderse.

Por su parte, Sergei Ryabkov , viceministro de Relaciones Exteriores de Rusia, ha pedido este miércoles a Occidente que deje de suministrar armas a Ucrania y describió la situación en torno a la seguridad europea como «crítica», según una información publicada por la agencia de noticias Interfax.

Con información de Reuters.

Enlaces Patrocinados
Enlaces Patrocinados

Por Editorial

A %d blogueros les gusta esto: