LA CUEVA DEL JABALÍ


LA CUEVA DEL JABALÍ UN DESTINO AL PARAÍSO EN LA TIERRA

Ciego de Avila – Cuba Provincia cubana conocida como la ciudad de los portales y cuna de la locución cubana. Ubicada en la parte central de la isla de Cuba, limitando al oeste con Sancti Spíritus, al norte con el Estrecho de la Florida, al este con Camagüey y al sur con el Mar Caribe. La capital es la ciudad de Ciego de Ávila, fundada en 1840 se caracteriza por la regularidad del trazado en cuadrícula y la presencia de portales corridos y columnas neoclásicas de variado diseño que definen la imagen de este territorio.





El origen del nombre de Ciego de Ávila se relaciona con la Colonización española. En aquellos tiempos se le refería por “ciego” a un terreno que fuera llano rodeado (obstruido o tapiado) por bosques. Y se dice que Ávila era el nombre de uno de los colonos, aunque no se determina con exactitud quien fue o el papel que desempeñó en la colonización de la región.

Con el transcurso de los años, realmente de los siglos, la fertilidad de la tierra permitió que la zona se fuera poblando y prosperando. La localidad que después llegaría a ser Ciego de Ávila en particular, beneficiándose de encontrarse en el camino por tierra de La Habana a Santiago de Cuba.

La provincia de Ciego de Ávila esta bañada por dos costas con exuberante belleza, al Sur el golfo de Ana María con paradisiacos cayos encontrándose los Jardines de la Reina con una diversidad insuperable de flora y fauna, de los cuales hablaremos en otro artículo. En este artículo nos iremos al Norte, llegando al pintoresco municipio de Morón con su gran gallo a la entrada de la ciudad que da la bienvenida a todos haciendo sentir a las personas como parte de la ciudad, el ferrocarril y su terminal con su estructura histórica, al salir de la ciudad por la estrecha carretera comienzas a ver mangles a ambos lados de la carretera pasando a un costado por la laguna La Redonda, lugar donde se realiza la pesca de la trucha, más adelante cruzarás por el pueblito Holandés con sus casas al estilo Holandés lo que te hace pensar que estas fuera de Cuba, ya pronto estas a tan solo un paso del peaje donde comienza una aventura que nunca olvidaras.




Al Norte Ciego de Ávila tiene un conjunto de islas el cual lleva por nombre Los Jardines del rey, una vez pasado el peaje comienza una travesía por el pedraplen, una carretera que te lleva por encima del mar hacia estos cayos, con playas hermosas, llenas de mangles y sus poblaciones de flamencos rojos lo que hace que tu vista se pierda en el infinito, aire limpio, playas con un azul inigualable y transparencia tal que parecieran piscinas naturales.

La primera isla donde llegas se llama Cayo Coco, la combinación entre un sol abrazante, una brisa intensa y el olor al salitre del mar son el clima perfecto des estresante y cargado de energía positiva, cada lugar, cada playa, cada paisaje te invitan a quedarte, no basta un solo día para conocer tanta belleza, pero hay una belleza que no está a la vista de todos, se encuentra escondida, un capricho de la naturaleza utilizada por el hombre… La Cueva del Jabalí.

Conduces por callejones llenos de mangles, uvas caletas por todos lados, una arena blanca que llega a segar tus ojos del resplandor y sigues conduciendo, curvas intrincadas que da la impresión que te has perdido, llegando a un estacionamiento rustico con una escultura de un Jabalí que te indica que has llegado, al bajarte de tu auto te preguntas ¿Dónde está la cueva del Jabalí? Solo ves una escalera de cemento que sube hacia un pequeño montículo lleno de vegetación y una gran cantidad de mosquitos que te zumban en los oídos, pero lo mejor está por venir, porque la belleza no está arriba, la belleza yace debajo de tus pies.





La naturaleza es muy sabia y muchas veces nos esconde lo que quiere que encontremos, es así de simple, subes por las escaleras, a ambos lados solo ves la vegetación, no hay nada puedes estar pensando, pero llegas a una puerta donde se encuentra un hueco en la misma roca, al mirar abajo veras una escalera rustica de madera en forma de caracol donde comienzas a descender. En este punto has dejado todo lo que conoces y te adentras en una de las maravillas y a la vez un capricho natural, estas en La Cueva del jabalí una caverna llena de columnas naturales, un respiradero en el centro donde único llega la luz del sol durante el día y varias cámaras sostenidas por sus columnas naturales de piedra.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Allí hay una discoteca, algo que jamás te hubieras imaginado, mesas, una barra y una decoración donde lo natural se fusiona con la tecnología, luces acordes al ambiente y el techo adornado por una población de murciélagos que cuelgan de él, la noche llega y comienza la magia, al parecer a nuestros amigos residentes en la cueva no les importa compartir su espacio con los foráneos. Comienza la fiesta, llena de colores y cultura, show de bailarines, artistas y turistas que quieren vivir esta experiencia al máximo.

Esa es La Cueva del Jabalí, donde cada noche decenas de personas van a disfrutar de una noche inolvidable, a disgustar las comidas cubanas y los diferentes cocteles preparados por los cubanos, exquisitos a cualquier paladar, bellas cubanas del cuerpo de baile y donde cada quien trata de vivir su experiencia de la mejor forma.




Si has pensado viajar a la cayería norte de Ciego de Ávila, debes conocer La Cueva de Jabalí, no tan solo las playas, que en realidad son una delicia, tienes que vivir esta experiencia que por más que te la cuente nunca será lo mismo que disfrutarla por ti mismo, porque la realidad es que LA CUEVA DEL JABALÍ ES UN DESTINO AL PARAISO EN LA TIERRA.

Si te ha gustado este artículo, nos ayudarías a compartirlo, sería un gran favor para nosotros y una experiencia que puedes brindar a otros, si ya has estado allí, por favor cuéntanos tus experiencias que nos servirán de mucho.

Compartir: